Conflictos identitarios.

Mi niño interior a veces se pelea a muerte con el adulto al que aspiro ser.
Cuando el conflicto crece me evado y me dejo llevar por las ensoñaciones sexuales de mi adolescente interior.
Algunas noches, el anciano en el que me convertiré invade mi cuerpo y me recomienda que no ignore a mi instinto de conservación, pues soy más frágil de lo que creo.
Mi adolescente interior lo manda al cuerno pero mi niño interior se asusta y llama a voces a mi mamá. La mujer con la que me he acostado esa noche no lo comprende, se viste y abandona corriendo mi cama.
Cuando considero que estas escenas trastornan en exceso mi personalidad, los reúno y les recrimino su improcedencia, les explico que tenemos que entendernos y colaborar por muy convulso que sea este periodo de mi historia personal. Ellos entienden que son un estorbo, un anacronismo o un futurismo fuera de contexto, y se niegan a colaborar en mi propósito, la de fusionarlos en una identidad homogénea, fluida, complementaria en sus partes integrantes.
Salgo a pasear por la noche, el anciano me recomienda que tenga cuidado con los callejones oscuros, el adolescente quiere que queme la noche en un local de baile, el niño tiene sueño, hambre, ganas de ver a su mamá.
Tras apartarlos de mis pensamientos, reflexiono que son como invasores. Impiden que viva el momento a la edad en la que me corresponde, invalidan mis decisiones, anulan mi identidad y germinan en mi interior la semilla de la locura a costa de imponer su tiempo como la opción más cabal a mis circunstancias. Ellos se ofenden, protestan.
No quiero escucharlos, me refugio en un bar para hombres sin alma y pido un coñac. Después de varias copas sus voces se ahogan y puedo ser lo que creo que soy yo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Conflictos identitarios.

  1. Enhorabuena, me atrae el tema que expones, el de los conflictos identitarios, tan niños, tan púbers, tan ancianos…En realidad ¿seremos un poco de todo?…
    Un fraternal abrazo.
    Aarón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s